elalto.cjb.net/vermas

MUY PRONTO:
GUERRA POR EL GAS 
El Libro

INICIO

CIUDAD DE EL ALTO

QUIENES SOMOS
Contactos
Donaciones

UNIVERSIDAD PUBLICA
DE EL ALTO (UPEA)

ACTIVISMO SOCIAL

COMUNICACIÓN MEDIÁTICA

LIBRO GUERRA DEL GAS

ASAMBLEA CONSTITUYENTE

LINKS

 

HACIA LAS ELECCIONES MUNICIPALES

 

“Pepelucho” se va ¿Quién viene ahora?

 

Parte I

 

Edgar Ramos Andrade (*) , Agencia de Noticias SDI }

sdiprensa@latinmail.com  www.elalto.galeon.com

 

EL ALTO (SDI, 28-07-2004).- Ya está convocada la elección municipal para el 5 de diciembre de 2004 y es oportuno evaluar la gestión político-administrativa de los 314 gobiernos municipales (alcaldes y concejales) que a partir de enero de 2005 serán 327 en las 112 provincias de los nueve departamentos, según datos de la Red Guía Municipal de Bolivia.

En el caso de El Alto (provincia Murillo, La Paz) existen pocos aciertos, bastantes desaciertos y muchos hechos inauditos que convirtieron a los ciudadanos alteños casi en hijastros políticos del alcalde José Luis Paredes y los concejales, la mayoría de ellos post-miristas y ahora sin partido. 

En lo político, la gestión 2000-2004 del alcalde mirista se caracteriza por errores y hechos vergonzosos, probablemente por un mal cálculo político a partir de triunfo electoral con 72.386 votos (25,7 por ciento) frente a Condepa con 31.094 (11 %) sobre un total de 158.785 votos válidos según datos oficiales. 

 

LO TOLERABLE Y ACEPTABLE

El inicio de la consolidación de El Alto como ciudad y municipio autónomos frente a los poderes e instituciones regionales y nacionales y una política cultural con el establecimiento de la Orquesta Sinfónica y de las diferentes escuelas de artes escénicas, especialmente teatro y baile, pueden considerarse como pocas acciones positivas en medio de una pobreza en iniciativas políticas.

Probablemente, otra acción positiva sea la recuperación de la confianza de los organismos crediticios, nacionales e internacionales en el Gobierno Municipal luego del descalabro que significó la administración Condepa sobretodo entre 1995 y 1999, con alcaldes como Flavio Clavijo y Alberto Jiménez ambos manejados, casi como fantoches desde la dirección nacional de Condepa por entonces manejada (casi manipulada) por el “Clan de los Pazucos” compuesta por diputados, senadores y dirigentes encabezados por Ricardo Paz, actual Delegado Presidencial para reformas institucionales del Estado boliviano...

 

LO INTOLERABLE E INAUDITO

Casi fotocopia de Condepa en El Alto se formó en 1997 el “Clan Paredes” compuesto por José Luis (diputado y luego alcalde), Claudia (concejal y luego diputada por herencia) y Hernán (asesor mirista y luego ministro de Desarrollo Municipal de Sánchez de Lozada por influencia directa de “Pepelucho”).

Otro error parece haber aceptado la presencia de un Delegado Presidencial para la Lucha contra la Pobreza a cargo del influyente sacerdote Sebastián Obermaier, de quien no se conoce un informe de rendición de cuentas de los 50 millones de dólares que presuntamente le entregó el Presidente-dictador Hugo Banzer aunque fue notorio que al menos una decena de templos católicos aparecieron con pintoresca arquitectura uniforme en los barrios más pobres de El Alto. Esto muestra una impotencia (casi desconfianza) del gobierno central en la lucha antipobreza.

Luego, el año 2000 la UPEA apareció primero como bandera política mirista para luego convertirse en un trauma socio-político (alteño y nacional) en un fuego atizado por Paredes quien en su condición de ex secretario general del Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB) por tanto conocedor y defensor de la autonomía universitaria, aceptó que la nueva U espere cinco años para ser autónoma, en medio de la complicidad de dirigentes de la COR, FEJUVE y FEDEPAF (sucursal cuasi mirista) que con financiamiento del entonces ministro de Trabajo Luis Vásquez (otro mirista “prestado” en El Alto) cambiaron “a último momento” el contenido de la Ley 2115 durante su tratamiento en el Congreso.

Ni qué decir del encarcelamiento de dirigentes sociales y un ignoto gendarme municipal, acusados en julio de 2002 por destrozos en el edificio del Gobierno Municipal sobre la base de un video filmado en febrero de 2003 cuando el gobierno de Sánchez de Lozada comenzó a perder el control del poder.

Es más, Paredes impulsó el traslado de uno de los detenidos a Chonchocoro y respaldar en todo al MNR (aliado del MIR hasta octubre de 2003) así como mantener el símbolo de “vandalismo” con el que fueron estigmatizados muchos alteños, especialmente dirigentes sindicales y de la UPEA.

¿Conclusión? Paredes parece una veleta que se orienta a donde empuja el viento. Un parapente político que probablemente nunca haya viajado en minibús ni tragado tierra en su vida cotidiana y menos haya vivido, junto a su familia en un barrio alteño como miles de sus habitantes. Es un Goni en chiquito: Propietario de medios con publicidad pegajosa mediante rancheras (en sus campañas de 1997 y 1999) e ilusorios cuanto engañosos slogans publicitarios con recursos estatales-municipales como el de las fiestas julianas en el que se mencionan como logros la construcción de 20 baterías de baños, un centro de salud, un mingitorio urbano. Que sepamos, hacer obras públicas (sobretodo grandes) es una obligación de cualquier funcionario público. ¿Por qué decimos todo esto?

 

1.      Se dejó llevar por Banzer y su “Lucha contra la pobreza”.

2.      Respaldó a Goni y su slogan de que el país estaba en manos de vándalos.

3.      Siguió a Sánchez de Lozada en sus antifaz de Presidente que conectaba gas a domicilio mientras negociaba con Chile pare venderle gas. Luego (tarde) tuvo que pedir su renuncia.

4.      A “último momento” impulsó la Ley de Promoción Económica con aparente intención de concertar luego de amedrentar a sociales y económicos.

5.      Renunció al MIR y enjuicia a su (aún) jefe (Jaime Paz) por corrupción y pretende formar una Agrupación Ciudadana, sobre la base de la flamante Ley.

 

Es casi un padrastro político con Bono Esperanza muy parecido al Bonosol. Todo esto sin contar con gruesas fallas administrativas y de gestión, de las que nos ocuparemos en la segunda parte.

 

(*) Edgar Ramos Andrade. Comunicador UNLP. Investigador y activista social. Analista de medios.

Añadir comentarios y consultas

 

PUBLICACIONES

 

SERVICIOS

Apoyo a Tesis
Consultorías
Guía Municipal de Bolivia
Guía de Medios de Comunicación por Municipio
Guía de OECAs
de Bolivia por Municipio

 

BUSCADOR

 

COMENTARIOS
Y CONSULTAS